jueves, 27 de octubre de 2011

Néstor

Hace un año, a esta hora estaba esperando que llegara la censista cuando leí un tweet que me pareció extraño. Decía: será verdad? Lo escribía Mauricio Saldivar el meteorólogo. Inmediatamente busque la cadena de esos tweets y llegué a la noticia. #MurioKirchner.
Fue un shock. Pero más fue el día posterior, incredulidad, miedo. La idea de... y ahora que hacemos? Y una gran tristeza.
Yo no sabía que era lo que Néstor despertaba en mi, lo que me generaba su figura hasta su muerte.
Me di cuenta de mi admiración hacía él.
Y fue a partir de su muerte que pude posicionarme políticamente. Que supe en quien creía. Tomé una actitud activa en la política. Me comprometí. Luche.
Me puse de las filas de Cristina, sentí una gran empatía por ella. Lloré con sus palabras. Y me propuse apoyarla. Pero no por sobre todas las cosas y de manera ciega. Apoyando sus aciertos, reflexionando sobre lo que no me parece bien pero siempre pensando en el bienestar de todos.
Porque esa es la palabra que más nos representa: el todos.
Hoy como muchos, siento tristeza. Pero también siento felicidad y esperanza.
La esperanza que tenía perdida y que de a poco la fui recuperando.




3 comentarios:

  1. Mi sensación fue primero de incredulidad. Uno tiende a creer q ese tipo de personas están exentas de la muerte, inconscientemente.
    Despues senti una profunda tristeza, recuerdo q puse en mi muro de fbk, al ver tanta falta de respeto: "hoy no murio un ex presidente, hoy murio un padre, un esposo, un hijo" porq realmente pensaba en su flia ya q yo perdi a mi padre y se lo q se siente.
    Finalmente senti q ese es el sentimiento cuando muere un líder como lo fue y sigue siendo Nestor Kirchner, el sentimiento de orfandad y el temor q ello implica. Afortunadamente para todos los Argentinos la muerte de este gran líder fortaleció el compromiso no solo de su esposa y presidenta de esta nación sino también de gran parte de la sociedad. Nestor hoy esta mas vivo q nunca.

    ResponderEliminar
  2. Muy sentido post Lalita... Recuerdo la opresión en el pecho al ver escrita la noticia en la placa de algún noticiero... y ese sentimiento de ¿ahora qué?... que rápidamente se volvió esperanza al ver toda esa gente, esa juventud acompañándolo en el último adiós, y dándole fuerza a Cristina. Me quedo con las palabras de Tati Almeyda, "a Néstor no lo enterramos, a Néstor lo sembramos"...
    Besoss
    Ale

    ResponderEliminar
  3. Hola,preciosas letras van desnudando lentamente la integral y pura belleza de este blog, si te va la palabra elegida, la poesía, te invito al mio,será un placer,es,
    http://ligerodeequipaje1875.blogspot.com/
    gracias, buen día, besos numantinos...

    ResponderEliminar